Menopausia


La menopausia es una etapa en la vida de la mujer en la que hasta el 85% de las mujeres sufre algún problema físico o psicológico, no es una enfermedad, sin embargo, se asocia con diversos padecimientos y enfermedades debido a la disminución de estrógenos que afecta la función de diferentes glándulas que provocan cambios en el organismo dando lugar a la aparición de sofocos, sudores nocturnos, alteraciones del humor y del sueño, sensación de cansancio, falta de apetito sexual, existen igualmente efectos a largo plazo de este desequilibrio biológico, principalmente sobre los huesos, sobre el sistema cardiovascular, hipertensión. Cuando llega este momento, cada mujer necesita ayuda personalizada para recuperar su bienestar.

La Medicina Ayurvédica considera la mente, el cuerpo y el espíritu como partes que conforman y completan la persona permitiendo mantener o restablecer el equilibrio natural datándose sus inicios hace más de 5.000 años.

Menopausia

La menopausia y el climaterio están directamente relacionados con la desaparición de las hormonas ováricas en la mujer adulta. Se trata de una condición normal que no se ve afectada por la situación socioeconómica, raza, constitución física o fertilidad de la mujer. La principal causa de esta deficiencia hormonal es la incapacidad de los ovarios para continuar con la producción de estrógenos.

OTROS PROBLEMAS DE SALUD

  • Problemas cardiometabólicos
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Osteoporosis
  • Apetito sexual, a la baja
  • Hipotiroidismo
  • Síndrome de ojo seco

Hasta el 85% de las mujeres sufre algún problema físico o psicológico durante la menopausia.

Te mencionamos unos de los problemas más comunes en la fase de la menopausia,

El climaterio no es una enfermedad, sin embargo, se asocia con diversos padecimientos y enfermedades debido a que es en esa etapa cuando la producción de hormonas como los estrógenos y la progesterona disminuyen considerablemente, afectan la función de diferentes glándulas que provocan cambios en el organismo.

Problemas cardiometabólicos

Hipertensión, diabetes

Cuando una mujer llega a la menopausia es conveniente que no tenga sobrepeso u obesidad ya que al perder la producción de estrógenos la hace más propensa a padecer enfermedades cardiovasculares pues, éstos, tienen una función protectora al sistema cardiovascular.
Los estrógenos, hasta antes de la llegada de la menopausia también controlaron grasas como los triglicéridos, cuyo exceso en la sangre provoca colesterol y problemas cardiometabólicos como hipertensión arterial o diabetes. Es muy factible que la mujer con exceso de peso u obesidad contraiga diabetes mellitus tipo 2 (DM2) debido a que la insuficiencia hormonal también genera resistencia a la insulina.
Alejandro Vázquez Alanís, ginecobstetra de la Clínica de Atención Médica Integral para la Mujer, advierte que si la mujer en los años previos al climaterio llevó malos hábitos de vida, como comidas saturadas, tabaquismo, alcoholismo y sedentarismo, “lo más seguro es que quede expuesta a enfermedades coronarias que se desarrollan rápidamente con la hipertensión y diabetes tipo 2”.

Osteoporosis

Los cambios metabólicos que sufre la mujer en el climaterio también aminoran la cantidad de calcio en el organismo y la exponen a padecimientos que disminuyen la masa ósea, como la osteoporosis, pero también a enfermedades degenerativas articulares, porque se retrae la producción de colágeno, específicamente en los cartílagos, sobre todo si se realizaron cotidianamente tareas pesadas, lo que ocasiona osteoartritis, por ejemplo.
Los embarazos y la lactancia en los hijos le quitan calcio a la mujer pero, si fuma, éste disminuirá rápidamente, porque la nicotina lo expulsa cada vez que orina.
Un grave problema con la osteoporosis, al igual que con la hipertensión arterial, es que son enfermedades silenciosas que se detectan en etapas avanzadas. La osteoporosis se hace presente con fracturas, por lo general en la columna vertebral, el antebrazo o la cadera, “lo que resulta devastador, porque una fractura en la cadera postra en la cama a la enferma, discapacitada. El 60% en esa condición muere al año. La hipertensión sorprende con un infarto al miocardio, por lo regular, comenta el Dr. Vázquez Alanís.

Apetito sexual, a la baja

Con la disminución hormonal también hay molestias a nivel vulvar y vaginal, puede disminuir el apetito sexual y la mujer al verse en el espejo no se aprecia bien, “no se gustan, ya no se sienten agradables y si su pareja se acerca, la rechazan”.

Hipotiroidismo

Sin embargo, este síntoma al igual que la depresión, pérdida de concentración o menor hidratación en la piel (que también se debe a la degradación de colágeno), entre otras manifestaciones de la menopausia, se confunden con signos de una enfermedad a la que cada vez se le identifica más en esta etapa de la mujer: hipotiroidismo.
El endocrinólogo Guillermo Fanghanel Salmón, del Hospital General de México, advierte que “la menopausia en la función ovárica ejerce acciones que disminuyen la actividad de muchas glándulas y parte de ello son las tiroides. De atenderse a tiempo, las mujeres se pueden sorprender de que al poco tiempo de nuevo se sienten bien, pues hasta la piel se vuelve a estirar”.

Síndrome de ojo seco

Entre las modificaciones glandulares del climaterio, están las glándulas lagrimales. Everardo Hernández Quíntela, oftalmólogo del Hospital de la Ceguera, expone que el “síndrome de ojo seco” es un padecimiento muy molesto, “mucho lagrimeo, la sensación de que se traen basurillas, al grado que no se puede ni leer”.
Paradójicamente, se habla poco de este síndrome, pero es la principal causa de consulta oftalmológica y la mayoría son mujeres en etapa menopáusica.
Con todo, no hay relación entre sus síntomas tan molestos y el daño que produce, porque se quita fácilmente con el medicamento adecuado, “todo lo contrario de otras enfermedades asintomáticas que pueden llevar a la ceguera, por eso no hay que descuidar nuestros ojos porque no tienen reposición”.

Atrofia vaginal

También conocida como vaginitis atrófica, es un trastorno que consiste en un adelgazamiento de las paredes de la vagina y en una disminución de su lubricación, lo que produce una mayor sequedad e inflamación vaginal.
Está causada fundamentalmente por una disminución de los estrógenos, que son la principal hormona sexual femenina, por lo que es un problema muy frecuente en la mujer durante la menopausia.